miércoles, 17 de agosto de 2011

El churro

De mediana edad, mediana estatura y mediana inteligencia, perseverante hasta la obcecación, moderadamente emprendedor, algo estrafalario, hombre de pocas palabras y escasos gestos, el gallego Nogueira había abandonado su tierra natal como tantos otros paisanos antes que él, buscando el trabajo y la prosperidad en la década de los ochenta. No había elegido, sin embargo, Alemania o América como era lo habitual, sino que atendiendo a su singular instinto se había encaminado al sur, a la malagueña Costa del Sol.

Para seguir leyendo puedes Descargar El churro


No hay comentarios:

Publicar un comentario